Juegos de poquer
Votar:

Aprende cómo jugar al póquer

El salto al cash: ¿qué partida me conviene más?


Fuente: pixabay.com

Puede que hayas jugado algún torneo de póquer online, o alguna partida casera con tus amigos; estás familiarizado con las reglas y la estrategia básica y quieres probar en las partidas de cash con dinero real. Y aquí surge la pregunta, ¿por dónde empezar? La oferta de tamaños de mesa, apuestas, tipo de póquer... puede ser tan amplia que resulta difícil saber cuál tiene que ser el siguiente paso. No te preocupes, en poquerjuego.com estamos aquí para ayudarte.

Para empezar, hay que definir el nivel de experiencia previa: ¿juegas solo a Texas Hold'em o también conoces el Omaha? ¿Estás acostumbrado a jugar solo torneos? ¿Cuál es el tamaño de mesa que más te conviene? ¿Sabes cuánto vas a dedicar a tu bankroll (la cantidad que apartas para jugar)? Son muchas preguntas, así que empecemos paso a paso.

En cuanto a la primera pregunta, el nivel de los jugadores de Hold'em suele ser más alto en comparación que el de los jugadores de Omaha u otras variedades menos populares (2-7 triple draw, Courchevel...). Es normal: hay más información, es más frecuente en partidas informales y, sobre todo, fue el primer tipo de póquer online que se popularizó en nuestro país. No estamos diciendo que no juegues a Hold'em, sigue habiendo niveles de apuesta donde nos encontraremos con rivales asequibles, pero sí que te plantees explorar todas las posibilidades si quieres partir con ventaja.

Ya has escogido tu variante favorita, llega el momento de escoger el tamaño de la mesa. Podemos elegir entre uno contra uno (heads-up), mesa corta (6-max) y mesa larga o full ring (entre 8-10 jugadores). El heads-up es una partida en la que te enfrentarás con un solo jugador, en la que tendrás que poner ciegas, ya sea la grande o la pequeña, en cada mano, así que si lo que te gusta es la acción, este es tu juego. Jugarás muchas manos y verás muchos flops, así que debes mejorar tu juego en todas las calles para minimizar la varianza. Se recomienda para jugadores con cierta experiencia.

Las partidas 6-max y superiores te permiten ser más conservador en tu rango de apertura, más todavía en el caso de las mesas de, digamos, nueve jugadores, ya que solo tendrás obligación de poner ciegas dos de cada 9 veces. ¿A qué nos referimos con "ser más conservador"? Veámoslo con un ejemplo sencillo: en un heads-up, seguramente te plantearías subir con una mano como K-10, mientras que en una partida de nueve sería un fold claro. ¿Y en una de seis? Ahí está el término medio...

El siguiente paso nos llega con los niveles de apuesta. No todos tenemos el mismo poder adquisitivo, ni gestionamos el riesgo igual, pero sí debemos usar un sistema de gestión que nos permita soportar las malas rachas, que las habrá. Tendremos que elegir un nivel de apuesta que nos permita mantener un cierto colchón por si vienen mal dadas. En cuanto a la gestión, habrá de imperar el sentido común: si tenemos 100 euros para jugar al póquer y los jugamos en una sola partida, tendremos menos oportunidades para paliar los efectos de la varianza, esto es, que el componente aleatorio de este juego se nos ponga en contra; si distribuimos esa cantidad en varias partidas de niveles más bajos, 5 o 10 euros, incluso menos, tendremos más opciones para que la calidad de nuestro juego se acabe imponiendo en el largo plazo.

Pero ¿cuál es la relación óptima? No hay un número universal, ya que depende en gran medida del nivel de riesgo que el jugador quiera asumir, pero se suele dar por buena la afirmación de que una cantidad de entre 20 y 100 cajas es suficiente (una caja equivale al máximo con el que se puede entrar en una mesa cash de dinero real). Una vez ya acumulemos unas cuantas partidas a nuestras espaldas, podemos ver cómo evoluciona el total apartado. Si nos ha ido bien, podemos plantearnos subir a niveles más exigentes (y más rentables); si, por el contrario, hemos bajado de nuestra cantidad inicial, podemos plantearnos bajar un peldaño para seguir manteniendo una proporción constante. Antes de subir de nivel, puede ser buena idea recabar información sobre la experiencia de otros jugadores y sobre el nivel de juego que nos vamos a encontrar. Los foros de discusión son el mejor espacio para hacerlo, y, si juegas en PokerStars, no te puedes perder el de su escuela.  

Hemos dejado para el final un punto que suele ser algo conflictivo: ¿con cuánto entro en la mesa? Una vez más, hay estrategias para todos los gustos, pero suele oscilar entre las 20 BB y las 100 BB (el máximo habitual). Si jugamos con pocas ciegas (short stacks), reduciremos nuestras posibilidades de movimiento, lo que significa que nuestro juego será muy directo y se centrará en jugar solo las mejores manos. Con el máximo, 100 ciegas, tendremos más margen de maniobra y más oportunidades para jugar post-flop. Esto nos permitirá un juego más loose, tirar algún farol y rebajar nuestro rango (pero siempre sin comprometernos con malas manos).

Como consejo final, un clásico que cobra más importancia en el cash, donde es más fácil enfrentarse con jugadores ya conocidos: estudia, analiza tus manos, toma notas de tus rivales y obtén la mayor información posible de cada mano. Es la única forma de que tu bankroll crezca de forma constante.

Enlaces de interés

Jugar al póquer en línea gratis